domingo, noviembre 30

Benigna...


Benigna tenía la piel de aceituna y los ojos de media luna, caminaba como caminan las mujeres que cargan durante toda su vida los menesteres de esposa. Por que ella nació para ser esposa. Y por eso disfrutó los cinco maridos que se cargó a lo largo de su vida.

Cuando apenas cumplía los 18 años se enamoró perdidamente de un hombre pequeñito y risueño, que no tenía más herencia que un perfil de Dios romano y un resplandor en cada mano.
No hubo forma de persuadirla, Benigna sabía que con ese hombre debía de compartir el resto de su larga vida y se lo quedó.

De aquellas manos Benigna quedó embarazada en la primera noche que le pasearon el cuerpo.
Y cuatro veces más, Benigna se embarazó con el recorrido contento de aquellas manos por sus rincones aceitunados. Siempre supo que esa herencia había de hacerle la vida segura y las hambres saciadas. Vivió entregada a los cinco hombres que la compartían con generosa querencia, tenía besos de tamaños distintos para cada uno y caricias de distinta temperatura. Según la ocasión.

Se vestía de colores distintos según cada uno de sus hombres necesitara de amores y un solo aroma a jazmín para dejarles apenas un rastro inolvidable en cada cercanía.

Benigna nunca se quejó de las prisas que le provocaban los cinco hombres que la tenían cautiva, sonreía con un dejo de ternura cuando el cansancio se le instalaba entre las costillas y la planta de sus pies hinchados, y se dejaba reclamar por cada uno de los cinco hombres que le pisaban la sombra.

Una mañana de primavera lluviosa, Benigna se sintió dichosa por cada uno de los hombres que la vivieron, y entre sus 68 años se le escurrió por primera vez una nostalgia salada que la hizo llorar. Recordó a cada uno de sus hombres como la patria recuerda a sus héroes, y fue de uno a otro saltando entre sus amores hasta sentirse pletórica de felicidad.

Definitivamente a los cinco los quería por igual pero de maneras distintas, al mayor lo quería por ser el primero, por su perfil de Dios griego y su herencia deliciosa, por sus manos resplandecientes, y aquellos ojos de niño solitario que cada noche le cobijaban el rato. Al segundo lo quería como se le quiere al primogénito, como se le quiere al primer sol de las mañanas y al caldo de pollo de los resfriados. Al tercero lo quería porque tenía en las manos el resplandor del primero, los cabellos necios y la voz de soldado herido. Al cuarto lo quería por su espíritu risueño, por ser como las tempestades y los amaneceres anaranjados, por hablar indecencias y pelear por todo, pero más por sus caricias. Al quinto lo quería por su color a aceituna, por tener el dedo gordo del pié más corto que los otros cuatro. Como el de ella. Y por que sus besos eran lo más parecido al perdón.

Benigna sintió entonces una pena muy grande instalársele en el pecho, pensó en los años que le quedaban para seguir cumpliendo con sus menesteres de esposa y en lo que la vida le multiplicaba cada vez que uno de sus hombres se dejaba acunar entre sus ojos de media luna. Lloró despacito pensando en que esposas como ella quedaban pocas, lloró un poco más fuerte pensando que hombres como los suyos no alcanzarían para aquellas pocas esposas que quedaban, lloró casi hasta el ahogo cuando se dio cuenta que no había dejado escrito y firmado un instructivo para dejar la ropa de cama perfumada, el caldo de pollo con sabor a remedio para los dos mayores, el arroz picosito y esponjado para los dos siguientes, la gelatina de anís para el más pequeño, la mezcla de jabón y una pizca de almidón para las camisas blancas, el punto cangrejo para zurcir calcetines, la cantidad de agua para los frijoles de olla y la medida exacta para el café con sabor a canela. Lloró con apenas un hilo de lágrimas imaginando que no podía morirse sin haber encontrado una buena esposa para todos juntos, o todos juntos para una buena mujer. Sintió apenas un poco de celos pensando que cualquier otra pudiera quedarse con sus cinco hombres sin haber siquiera aprendido a poner al sol cada una de las camisas de mangas largas sin estropearles el cuello almidonado, sintió rabia de imaginar otros ojos de media luna mirando a sus cinco hombres despertar un domingo cualquiera, sintió una amargura filosa imaginando lo que imaginaba y entonces se enfureció.

- Ninguna mujer como yo- se dijo como quien se consuela a si misma.

Entonces se puso de pié, se limpió las lagrimas y el cansancio. Abrió un cuaderno de pastas verdes y lo partió en cinco partes iguales. Escribió el nombre de cada uno de sus hombres y comenzó a escribir seguido de dos puntos:
Para los frijoles de olla se necesita…

cieloazzul.
Todos los Derechos Reservados
Copyright ©All rights reserverd.

14 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Benigna era todo un temperamento.

Querer tanto siempre duele.

Besos.

-Pato- dijo...

Me morí.

Cielito decime que Benigna sigue andando por ahí y que sólo está aprendiendo a escribir como otra muestra enorme del amor que les tiene a esos cinco hombres.

Por Dios qué cuento mas hermoso has escrito, he quedado fundida pensando en todo lo que tengo que escribir por las dudas...

Besos y salas de emergencia?

Fero dijo...

maravilloso relato!
maravilloso,
en todo el sentido de la palabra.
muy nostálgico,
revela como la vida se va
de pronto.

Isabel Romana dijo...

Querida cristina, no sé cómo te las arreglas para hacer estos hermosos retratos de mujeres. Parece que estoy viendo a Benigna, su cansancio, su voluntad de permanecer en el recuerdo de sus hombres, su fiereza, al casi levantarse de su lecho de muerte para dejar a cada cual la receta que necesita. Eres maravillosa. Un abrazo enorme y admirado.

Enzo Antonio dijo...

Un relato hermoso, tan dulcemente escrito, eres maravillosa amiga para transportarnos por medio de estos cuentos. Has retratado una esposa y madre ejemplar. He quedado impresionado y no estoy exagerando.
Vaya mi admiración absoluta hacia ti,
besitos.

LaU dijo...

Qué belleza!!

Yo también espero que Benigna este escribiendo en esos 5 cuadernillos.

El amor de Esposa y sobre todo de Madre es único y sin importar la edad de los hijos e hijas siempre, siempre serán nuestros bebes...


Besos y abrazos mi Cieloazzul
TQ

angélica beatriz dijo...

Mi Cristi hermosa,

Qué emotiva historia, tan intensa como la vida de Benigna, tan profunda como cada uno de sus cinco amores, tan grácil y bella como el sol que le pintaban sus hombres en el alma, alma de papel con esencia de roble oloroso, fecundo, perenne...

Qué grande Benigna...

Gracias por hacernos partícipes de su vida, mi querida Cristi.

Mil besos.

Trenzas dijo...

Un cuento precioso y una mujer como mi Teresa esta Benigna. Estoicas, siempre entregadas, con el corazón empeñado con los suyos hasta el último día de su vida.
Precioso cuento, preciosa lección de vida.
Un abrazo super enorme, querida Cielitoazzul

calma dijo...

Nadie escribe como tú este tipo de relato, logras que parezca un cuento maravilloso.
Un beso Cris

Pedro (Glup) dijo...

Muy bueno, muy bueno, muy bueno.
Lleno de amor y poesía.
Una joya de cuento.
Te aplaudo con admiración

Marco Escobedo dijo...

Excelente escrito, en el mundo hay muchas benignas entregadas al hogar, mujeres que amaron mucho, quien sabe si fuese lo correcto o no, pero es parte de su vida y sus recuerdos, besos y saludos :)

amor dijo...

ojalá un día nos comprendan a los que amamos a más de una a la vez

s

Pepa dijo...

Desde luego es espiritu sacrificado de las madres, de las esposas... está fielmente reflejado en este cuento. Es tuyo?? cuanto publicas en este blog lo escribes tu??..
Son todos preciosos. Gracias por compartir y.. hacer pensar.

cieloazzul dijo...

Pepa, que gusto tenerte en los secretos, si nena, todos los escritos aquí piblicados son míos, de mi autoría y los he escrito yo:)
me alegra que te hayan gustado:)
Muchos besosss!
Y BIENVENIDA!!