miércoles, octubre 18

Carmela...


Comenzó a dormir siestas largas que se prolongaban hasta el otro día y comía cada vez que sentía hambre sin importarle el oficio familiar.
Cuando Carmela se dio cuenta que su matrimonio estaba por desmoronarse se vistió de luto y dejó de usar perfume, abandono sus tardes de café con las amigas de toda la vida y cambió sus clases de deshilado por la hora santa de cada jueves, se aprendió el rosario, el misal, todos los salmos cantados y el catálogo de penitencias primarias.

Comenzó a despedazarse los recuerdos, considerando que sería más fácil prepararse lúcida y no tragarse lo inevitable a fuerzas para sufrir igual, repasaba antes de cada siesta, los instantes mas lindos vividos en pareja.

La primera vez que se besaron a escondidas, la ocasión en que Rogelio la hizo suya por primera vez con dos dedos de su mano derecha, las tres veces que llegó a su casa sin calzones, los mordiscos en la entrepierna, los moretes en los senos, las risas largas por cualquier simpleza, el primer retraso menstrual, las noches abrazados, las lagrimas compartidas, los paseos en silencio, los ayeres completitos…

Pero cada vez que ella buscaba recuerdos de entrega ninguno le parecía suficiente como para llorarle al muerto, todas y cada una de las ocasiones íntimas habían estado llenas de pudores y arrepentimientos.

Una tarde en que la hora santa se prolongó hasta la noche, Carmela caminó despacio hasta su casa, repasando en la mente aquellos antojos dormidos que no cumpliría jamás y riéndose por primera vez de si misma por no atreverse nunca a disfrutarse mujer…

Entró al bar que siempre había estado en la misma esquina, dónde la luz tenue parecía una invitación al reposo y al abandono, el olor a humedad, a tabaco y lamentos le revolvieron el estómago y el duelo apaciguado se arremolinó en ráfagas de ironías…

Tomó la mesa que estaba junto a una pequeña barra desvencijada, tan añeja como sus postergaciones y tan olvidada como sus inercias, pidió una cerveza helada y la tomó como si de una purga se tratara, con los ojos cerrados y los dientes destemplados…

Pidió otra y le supo mejor, la disfrutó con calma y disfrutó la amarga levadura inflarle los intestinos, después, perdió la cuenta de las cervezas cuando los ojos se le ponían verdes y la boca carmesí…

Un hombre la miraba en el reflejo del ventanal salpicado de secretos, la disfrutaba en esa transformación obscena que le daba cierto aire de fatalidad y glamour, la desvistió con los ojos y le sonrío invitándole la siguiente cerveza…Carmela que entonces se comenzaba a sentir contenta, aceptó la compañía y se bebió la cerveza dejándose coquetear…

Era un hombre de maneras torpes, manos curtidas y mirada de anciano, viudo igual que el marido de Carmela, con una cama compartida a deshoras y un sexo agonizante…

Las cervezas fueron el pretexto perfecto, el ambiente la celestina oportuna, la soltura del deseo se dejó aparear con cada mirada indecente y fue la lengua de Carmela quien abrió la puerta de lo que sería su festín…

No hubo preámbulo de besos, ni caricias largas que prepararan los cuerpos, tampoco hubo música suave ni una cama lívida y limpia para reposar los arrepentimientos…Fue un baúl desvencijado repleto de polilla y los instintos natos los que detuvieron el tiempo e indultaron las excusas…

Él apenas entró al oscuro recoveco esquinado del mismo sitio, que tomó a Carmela por el pelo, le arrancó el cinto que lucía en su cabellera y le ató las manos hacia atrás mientras le respiraba la nuca, Carmela confundida por los instantes y la levadura haciéndole burbujas en la vejiga se mantuvo quieta concentrada en no orinarse.

- Y si llega alguien?- dijo Carmela intentando ser cortés.
- Abre las piernas- le respondió él apretando los dientes.
- Y si mejor después?- replico Carmela.
- Y si mejor ahora?- dijo él trabucándola en el baúl que rechinaba.

No hubo tiempo de más dialogo pues a Carmela se le atragantó el espasmo en el esfínter… Antonio en cuestión de 10 minutos la embistió por la espalda y la cabalgó hasta llenarle las entrañas… Carmela lloraba, pero no de espanto, sino de haberse orinado encima de sus zapatos de la hora santa.

Él se levanto en silencio, la ayudó a ponerse de pié y le devolvió el cordón a su cabello alisándole el cabello con la yema de los dedos, entonces fue que le beso la boca y le mordió las preguntas…

Carmela salió del lugar con las piernas temblorosas y el reflejo del orgasmo aún sacudiéndole las penitencias futuras…

Llegó a casa con un solo arrepentimiento.
No haberse quitado los zapatos.
Cieloazzul
Todos los Derechos Reservados.
Copyright © cieloazzul.

37 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Una historia genial. Y un final perfecto. Saludos cordiales.

Jaime V. dijo...

Siempre espero a que escribas estas historias.
Me encantan.
Te mando un beso.

Sola en el universo. dijo...

Simplemente buenísima.

Oceanida dijo...

Wowwwww!!!

Me encanto, y sabes que?

A mi me hubiera pasado lo mismo...jajaja.

Los zapatos son los zapatos..

Un abrazo fortisimo.

YO dijo...

ME
GUSTA
GRECO
FELLATIO
BONDAGE
!!!!

TOROSALVAJE dijo...

Muy buena, entiendo que no la publiques directamente en el blog, te aconsejaría un aviso para enfermos del corazón en todos los entidos.

Besos.

-Pato- dijo...

Como simepre que leo tus cuentos me dan unas ganas infinitas de aplaudirte a rabiar

¡¡¡PLA-PLAAFFF-PAAAFFFFF-PLAAA!!!

¡¡¡ES-PEC-TA-CU-LAR!!!!!

Besos

Le pusiste a Carmela el vestido de la ternura :)

Isthar dijo...

Buffff, qué crudeza sensual la de este cuento, cómo sobrecoge al tiempo que te deja inmóvil leyendo línea tras línea.

Tienes un don para contar historias Cieloazzul, de verdad que sí :)

No me cansaré de decirte que no dejes nunca de escribir.

Un abrazo enorme

Anónimo dijo...

Me gusto de alguna forma u otra despiertas los sentidos con cada letra, palabra, frase e historia.


Besos

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Amiga, todo bien!!! Gracias por tu visita constante...
Este relato me pareció de lo fascinante, siempre queda un testigo mudo de las liberaciones, menos mal los zapatos no hablan y te pueden permitir a tí contar esta narración con una estética de altura...

Freyja dijo...

me gusta como todo lo que escribes
esta buenisimo
te dejo besitos y cuidate
un abrazo y cuidate, que estes muy bien



besos y sueños

JUAN dijo...

Amiga: simplemente fascinante. tendre que ir con mas frecuencia a los bares a ver si hay alguna carmela para mi. claro esta, seria mas sensual que antonio, el preludio, la seduccion, siempre tan necesarios. un abrazo fuertotew.

indianala dijo...

tus secretos para contar..son tan hermosos, te pones en la piel de los personajes y ellos viven! y disfrutan... te dejo un beso enorme.

Rodolfo N dijo...

Amiga :
Que bella historia y siempre tu toque de color!
Besos

MaleNa dijo...

Tus textos son blue, tienen el misterio del azul, la transparencia.

Intenso relato.


Te abrazo sin mas. :)


Buena musica.

malatesta dijo...

Me pediste opinión. O quizás no, ya que no sé si me hablabas a mí o a Lesan-Mora.
Por si es así te diré: un texto muy intenso, realmente muy bien escrito, pero en mi poco cualificada opinión le falta carga erótica (y no digo que esa no fuera la intención).
Un saludo.

cieloazzul dijo...

Isabel
Muchas gracias, un historia para contar...
besos:)
**********************
Jaime
Muchas gracias ! vieras que ésta historia me ha salido un poco insípida pero bue...gracias por tu aprecio...
besos!!
***********************

cieloazzul dijo...

sola en el universo
Gracias....
honor que me haces..
besos!!
**********************
Ade
jajajaja eso!!
que pena por los zapatitos:D
Gracias amiga... muchos besos:)
*************************

cieloazzul dijo...

Sofía
Gracias...
una historia con un poquito de todo..
saludos!
************************
Toro
jajaja eso...
una historia cotidianamente indecente!!
jajaja besos mi niño:)
**********************

cieloazzul dijo...

Pato
Ays amiga gracias....
me llena de alegria tu aprecio.. gracias de verdad..
muchos besos mi niña:)
***************************
Ish
Muchas gracias mi niña...
son un honor para mi tus palabras.. de verdad...
Besitos contentos:)
***************************

cieloazzul dijo...

Gatto
Muchas gracias...
agradezco tus palabras...
besos!!
************************
Carlos
Me alegra mucho leerte amigo...
y gracias por tus palabras, por tu presencia..
besos!
**************************

cieloazzul dijo...

Freyja
Muchas gracias amiga:)
besos!!
************************
Juan
Muchas Gracias!!..
Supongo que siempre vaga por ahí una Carmela, y no precisamente en un bar, a veces en la fila del banco, en la acera de enfrente o incluso, en la misma cama de cualquier viudo mosqueado..:D
Muchos besos!!!
**************************

cieloazzul dijo...

Indianala
Muchas Gracias, secretos que nacen y se enternizan en la historia de lo contado...
Muchos besos amiga:)
***************************
Rodolfo
Gracias amigo..
besos para ti..
***************************

cieloazzul dijo...

Malena
Muchas gracias amiga...
el azul me inspira... :)
Muchos besos...
*************************
Malatesta
Muchas gracias por la opinión...
en realidad no es la carga erótica el principal ingrediente de éste escrito, más bien es un secreto para contar de aquellos eventos cotidianos...
muchos besos!!

Darkhorse1974 dijo...

Increible la historia, me ha gustado. Hay que ver lo bien que escribes historias.

Abrazos

JeJo dijo...

- Este genial "secreto" que tan bién has narrado (como siempre) me dejó una especie de moraleja dando vueltas ...
"Siempre existe un Antonio para una Carmela, y veceversa. Solo es cuestión de saber "encontrar" ."

Saludos secretos .

cieloazzul dijo...

Dark
Muchas gracias amigo..
es un placer tenerte en casa:)
Besos!!!
*********************
Jejo
Tu moraleja me ha encantado!! por certera y sencilla!!
cuantos antojos tengo yo!!!
y no me llamo Carmela ays!!!
BIENVENIDO!!
Es un honor tenerte en casa:)
besos!!

mahaya dijo...

:D por lo menos se lo paso bien la mujer por lo que parece.Espero que luego no le dieran los arrepentimientos que las mujeres somos muy dadas a comernos el coco a posteriori.

||| hamahiru ||| dijo...

Uff, que caña!! Un ipso facto, que digo yo!! Genial. Un saludo

cieloazzul dijo...

Mahaya
es verdad!!
aunque si lo tuvo...
los zapatos deben haber quedado averiados..:D!
muchos besos mi niña;)
****************************
Hamahiru
Gracias querido...
un placer tenerte aquí;)
besos!

JeJo dijo...

- estoy con muchas ganas de leer otro de tus secretos ...

Mara dijo...

Uish n sé ni como he llegado aquí, pero me quedo si me dejas.Genia, me han encantado todossssss.
Espero pronto leerte.
Muak

cieloazzul dijo...

Jejo
Que ando recopilando uno... ya te lo contaré:)
muchos besos!!!
******************
Mara
BIENVENIDA!
Muchas gracias por llegar a los secretos....
es un honor tenerte en casa:)
muchos besos!!

Amor dijo...

En momentos así la verdad es que dan ganas de perder toda consideración, todo respeto, ser solo pasión, solo cariño, solo sexo, solo
Amor

MentesSueltas dijo...

La sangre fluye fuera de mí.

Encantador.

MentesSueltas

zooey dijo...

Qué intensidad de relato, Cieloazzul, me atrapó la lectura y la nocturnidad desinhibida.

Azules secretos. Un placer venir.

Mis saludos

cieloazzul dijo...

Amor
En momentos así y en momentos todos...
que siempre quedan los secretos para ser vividos y contados;)
besos!
**********************
Mentes
Asi fluye el deseo...
asi a Carmela...
Muchos besos mi niño:)
**********************
Zooey
Bienvenido a casa..
es un plcer grande tenerte aquí..
Gracias:)
besos, besos:)
*********************