domingo, febrero 5

Pascuala


Pascuala despertó con un antojo.
Tenía pendiente un pecado que le estaba esperando desde que había decidido jamás volver a rezar.
Habían pasado tantos años que no repasaba un amén, que había olvidado la desolada sensación de arrepentirse por los antojos y el sentir.
Con los deseos desparramados caminó la ruta que le llevaba siempre a redimir. Sin miedo, sin pausas, sin perdón que pedir, le encontró ahí.
Pascuala ha decidido quedarse ahí sin amén y un montón de antojos para sentir.

cieloazzul.
Todos los Derechos Reservados
Copyright ©All rights reserverd

2 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Cuando se canse dile que me escriba.

:)

Besos.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Cuando por un amor se cuestiona, si ha sido una virtud o es un pecado la fuerza que lo impulso a cometerlo ... seguramente ese no es el amor soñado.

Un beso inmenso y nunca el olvido, sino el recuerdo sonriente en mi corazón.

Juan